Los profesores denuncian que cada vez son más cuestionados por los padres


  • “Cuestionan todo al profesor, incluso aspectos técnicos como puede ser el currículum o la metodología a la hora de impartir sus clases”
  • Aumenta el ciberacoso de alumnos a profesores a través de las redes sociales

14794882776342.jpg

La forma de enseñar, corregir los exámenes o fijar las calificaciones finales del profesor es cada vez más cuestionada por los padres de los alumnos en la escuela pública. Así lo refleja el informe Defensor del Profesor presentado este viernes por la Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza (ANPE) que atendió el pasado curso 1961 casos de profesores con problemas de convivencia escolar, con respecto a alumnos, profesores y padres.

Aunque el número de casos se ha reducido con respecto al año pasado (2.671 casos) –Andalucía, Canarias, Galicia y Madrid son las comunidades autónomas en las que este descenso se ha hecho efectivo-, en el curso 2015/2016 se han multiplicado por dos (50%), con respecto al año 2014 (25%), las acusaciones carentes de fundamento por parte de los padres hacia los profesores. “Cuestionan todo al profesor, incluso aspectos técnicos como puede ser el currículum o la metodología a la hora de impartir sus clases”, ha destacado la coordinadora del informe, Crisálida Rodríguez.

Hasta la asociación han llegado mensajes como el de un maestro, que recibió por correo electrónico una carta ofensiva de un padre, ante la decisión que tomó con su hija en clase. “Respondí, con el consejo de mi director, en tono conciliador. He recibido una respuesta incluso peor que la anterior. En 20 años de profesión nunca me había pasado nada parecido. Soy profesor y puedo decir que la relación con mis alumnos es estupenda. Este padre ya ha mandado otras cartas, amenazantes y terroríficas. ¿Puedo llevar los correos a la Policía?“.

Al anterior porcentaje se suman el acoso y las amenazas hacia los profesores (29%), las denuncias (18%), la presión para el cambio de calificaciones escolares (8%) y las agresiones (2%).

De los casos atendidos por el Defensor del Profesor, el 39% corresponde al profesorado de Primaria, el 35% a Educación Secundaria, el 6% a Infantil, el 3% a la FP Básica y Ciclos Formativos y un 14% al resto de enseñanzas.


Ciberacoso a través de las redes sociales

El informe de este año también refleja que ha aumentado el ciberacoso a través de las redes sociales por parte de los alumnos (19% en 2015, 9% en 2014). Mediante dispositivos móviles, los alumnos hacen fotos o graban a los profesores, que después retocan y lanzan a internet, “sin pensar la trascendencia que puede traer para el profesor e incluso para el alumno”, ha explicado el director de ANPE, Nicolás Fernández.

Ademas, en cuanto a los alumnos, el 31% de las llamadas corresponde a faltas de respeto hacia los profesores, problemas para dar clase (20%), conductas agresivas entre alumnos (10%), acoso y amenazas (7%), agresiones (3%) y daños contra la propiedad (2%).

Dos profesoras de un instituto fueron víctimas por parte de un alumno de 4º de la ESO, que colgó un vídeo en internet insultando y ridiculizando a las docentes. Desde el centro se abrió un expediente, pero “como siempre mientras se investiga y se decide el castigo van a pasar muchos días, mientras estas profesoras deben ver la cara al alumno sin que éste haya visto las consecuencias de sus actos. Nos podemos en contacto con vosotros para pedir asesoramiento jurídico de cara a interponer denuncia. En el centro este paso no se ve con buenos ojos”, reza otro de los mensajes que llegó a la fundación.

El informe también arroja la problemática entre profesores o entre profesor y centro escolar a causa de los recortes educativos y de la extensa burocracia que supone gestionar un caso de acoso hacia un docente. De este modo, el 26% de las peticiones hacen referencia a problemas con la dirección, el 18% problemas con la Administración, problemas por no aplicar el reglamento de centro (13%), problemas entre compañeros (11%)y el 2% apertura de expediente disciplinario.

Todo estas situaciones están provocando serias consecuencias en la salud mental de los docentes. El 57% de los casos presentaba ansiedad, el 7% depresión y el 9% estaba en situación de baja laboral. Lo que desencadena, explica el director nacional de ANPE, que en estos casos “el profesor reduzca significativamente su rendimiento profesional, y con ello, disminuya la calidad de la educación”.


Autor: Enrique Recio
Enlace: El Mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s